fbpx 

Nueva tendencias; casas sustituirán departamentos

El llamado home office o trabajo en casa, está impulsando una nueva tendencia en el consumo de vivienda que comienza a mostrar preferencias por colonias menos congestionadas, ciudades distintas a las de México, Monterrey y Guadalajara, y por casas en lugar de departamentos o, al menos, espacios mucho más amplios.

Diversas voces involucradas en el sector han detectado que el cambio de hábitos laborales, derivado de la pandemia, está dando la opción a las personas de no tener que trasladarse todos los días a la oficina, e invertir una o hasta cuatro horas diarias en ello, uno de los principales motivos para elegir la ubicación de la vivienda.

Intermediarios entre propietarios e inquilinos de inmuebles, como Homie, hacen notar que tan solo en la Ciudad de México han detectado que las personas ya no buscan arrendar forzosamente cerca de los corredores de oficinas, sino en colonias circundantes, donde pueden encontrar espacios más amplios a precios más accesibles.

Colonias como Agrícola Oriental, Mixcoac, Anzures, Portales, Álamos y Cuauhtémoc que “permiten llegar en transporte público o caminando a los corredores de oficinas” cobran un nuevo auge en el mercado de rentas. “El cambio de hábitos laborales: el home office, los horarios mixtos o flexibles, están permitiendo a las personas alejarse de los mismo”, de acuerdo con Homie.

La inmobiliaria también estimó que la búsqueda de vivienda estará ligada a los emprendimientos que se aperturen en las entidades, pues abrirán nuevas fuentes de trabajo.

Para Sergio Leal Aguirre, presidente ejecutivo de inmobiliaria Vinte, las personas con posibilidad de hacerlo están buscando una casa para salirse de su departamento y tener un jardín los más amplio posible, luego de un encierro de tres meses.

Pero no sólo eso, “hay una migración” de los centros de las ciudades, como el de México e incluso Monterrey y Puebla, hacia zonas con casas más grandes, con jardín propio”, eso es lo que están prefiriendo a tener un departamento en la Condesa.

Sergio Leal explicó que los derechohabientes usan su crédito Infonavit o Fosvissste, o tasas de interés atractivas que les ofertan bancos, para comprar este tipo de casas, y se mudan con la posibilidad de hacer home office.

 

La búsqueda de espacios más grandes también ha tenido que ver con la falta de un lugar donde trabajar dentro de un departamento de 45 metros cuadrados sin tener que estar encerrado.

“Las personas que ahora están buscando vivienda, te preguntan si lo que les ofreces cuenta con un área para home office, y no quieren áreas encerradas, quieren una silla y mesa con toldo y poder conectarse al aire libre, esto ya es algo básico, es un valor agregado bastante importante”, compartió el líder de Vinte.

Carlos Alatorre, director ejecutivo de la plataforma digital de venta de propiedades NocNock, destacó recientemente que ahora es posible “encontrar mercado en otras provincias, donde las personas están dispuestas a buscar sus inmuebles porque su empresa ya aceptó que es posible trabajar vía home office, y eso tiene un impacto en desarrollo. urbano, movilidad y oficinas”.

Por esa razón, Alatorre consideró que el tema de promoción de inmuebles no necesariamente se debe concentrar en la zona donde la vivienda está ubicada. Y agregó que la nueva normalidad “va a sacar a muchos de su zona de confort” porque las reglas están cambiando y “ahora hay que entender mejor al mercado. La necesidad del inmueble está ahí y va a prevalecer, pero ahora hay que entender a las personas y cómo llegar a ellas”.

Los impactos del tema del Covid cambiarán algunos hábitos que modificarán los diseños de inmuebles pero también la forma en que se comercializan, comentó Alatorre “son impactos en diseño de productos, de tecnologías… que van a durar por décadas”. Un problema como este traerá varias eficiencias en muchas etapas de los procesos comerciales: reducir costos y aumentar las velocidades, “pero hay que entender cómo hacerlo”.

Además de la prudencia de cambiar los paradigmas comerciales es precisó entender la necesidad de las nuevas generaciones que buscan movilidad, invertir, tener una plusvalía, tener equilibrio, seguridad y estar hiperconectados, agregó.

Aunque el mercado se frenó en los últimos tres meses, existe la confianza en una necesidad permanente de vivienda y un déficit que debe cubrirse. “En México hay 40 millones de hogares. Al año se venden entre 200,000 y 300,000 viviendas nuevas, pero la penetración del mercado de vivienda nueva es pequeña ante la totalidad de personas en el país”, ha observado el consultor Gene Towle en diversos momentos. (Con información de
Expansión).

Editorial Grupo Ideas e Imágenes

Read Previous

MIRA se solidariza con comunidades aledañas a sus desarrollos

Read Next

FUNO hace “trajes a la medida” a sus inquilinos en Caribe Mexicano