fbpx 

Este mes inicia retención de impuestos a las plataformas digitales

En 2019 el Congreso de la Unión aprobó la Ley de Ingresos para el ejercicio fiscal 2020, la cual contempla, entre otros rubros, un incremento de hasta 5% en la tasa de retención de impuestos por la prestación de servicios de hospedaje a través de plataformas digitales.

Lo anterior entrará en vigor a partir de mañana cuando los sitios digitales que sirven de intermediarios para ofrecer dichos servicios comiencen a retener impuestos a sus anfitriones.

Éste será aplicado en proporción a los ingresos mensuales que reporten los usuarios; para aquellos que generen hasta 5 mil 500 pesos corresponderá un pago de 2%, que incrementará a 3% si reciben hasta 15 mil pesos mensuales. Por otra parte, se aplicará 5% a quienes tengan ingresos por hasta 35 mil pesos y del 10% para montos superiores.

Tan solo en la Ciudad de México, Airbnb tiene entre 17 mil y 22 mil unidades en alquiler que según Carlos Mackinlay, Secretario de Turismo de la capital, equivalen a un tercio de las habitaciones formales, e incluso, en algunas zonas de la ciudad, este tipo de alojamientos superan a los tradicionales; por ello, se han implementado regulaciones desde 2017.

Asimismo, en septiembre de este año Airbnb se dio de alta en el Servicio de Administración Tributaria (SAT) como prestadora de servicios digitales, cumpliendo desde julio de 2020 con las nuevas disposiciones fiscales. Del mismo modo, el año pasado comunicó que pagó 202 millones 800 mil pesos por el concepto de retención y pago de impuesto de hospedaje en ocho entidades del país: Baja California, Baja California Sur, Ciudad de México, Estado de México, Oaxaca, Quintana Roo, Sinaloa y Yucatán.

Por otro lado, en estados de la república como Jalisco, la aplicación de impuestos a estas plataformas inició en marzo, mientras que en San Luis Potosí, se llevará a cabo con una tasa de 1.5% a partir de 2021. *Con información de El Universal.

Editorial Grupo Ideas e Imágenes

Read Previous

Inversión en bienes raíces: Primero los números, después las fachadas

Read Next

La inversión el punto débil de la construcción