fbpx 

Arquitectura Bioclimática | Entrevista a: Victor Sanz | Sanz Arquitectura

¿Cual es la filosofía de Sanzpont Arquitectura?

[aux_dropcap style=”classic” extra_classes=””]N[/aux_dropcap]uestra filosofía de diseño se sustenta principalmente en dos valores. Por un lado, favorece el tema de la arquitectura bioclimática, una parte importante de la sostenibilidad. Básicamente, lo que significa es que los proyectos arquitectónicos están diseñados acorde al clima del lugar donde se va a construir. Si orientas bien un proyecto con el sol, si le diseñas las aperturas correctas de ventilación y de iluminación, harás que se consuma menos energía en el uso del aire acondicionado y que, en general, el usuario se sienta con mayor confort.

El arquitecto Víctor Sanz nos devela la filosofía del despacho Sanzpont Arquitectura y su visión de una arquitectura bio climática y futurista.

El segundo valor, independientemente de que lo mínimo sea resolver la función, es el tema de la contemporaneidad. Tenemos preferencia por un tipo de diseño arquitectónico más futurista y de línea curva, con líneas inclinadas y con movimiento; mismo que quisimos aplicar en el Hotel del Carmen, el cual podríamos describir como futurista.

Otra cosa que valdría la pena decir, es que cada proyecto intenta tener un concepto apropiado para el lugar. Por ejemplo, el Hotel del Carmen tiene forma de arrecife, haciendo alusión a un elemento natural de este destino.

 

Hablando de arquitectura bioclimática, ¿cómo se relaciona con las tecnologías verdes?

Las personas suelen creer que por incorporar paneles solares ya tienen un proyecto sustentable y no es así necesariamente. De nada sirve poner todos los focos de LED de última tecnología si las ventanas no están bien posicionadas y en el día no hay iluminación natural, pues se prenderán los focos por más tiempo. Lo mismo pasa al colocar celdas solares para poder dejar prendido el aire acondicionado por un lapso más prolongado. No es lógico. Así, las tecnologías verdes tienen que complementar el componente bioclimático.

Los arquitectos debemos intentar ir más allá de lo que es la propia solución del problema, de otro modo estaríamos quedando únicamente en el nivel de cumplir encargos.”

 

¿Dirías que existe un estilo caribeño mexicano? ¿En qué consiste y cómo lo definirías?

Más que estilo, diría que existe una forma de hacer arquitectura caribeña, la cual debe estar enfocada en el clima. ¿Qué tenemos en el Caribe? Un clima cálido, buena ventilación y excelentes vistas. Por lo tanto, toda la arquitectura con aleros para generar sombra, terrazas y espacios abiertos para tener una conexión más estrecha con el entorno, es lo que podemos llamar arquitectura del Caribe; no importa si es de estilo minimalista, colonial o de cualquier otro.

 

¿Cómo influye la arquitectura en el éxito de un negocio, oficina o empresa?

Es muy importante. En el lado de lo comercial lo tiene muy claro: ¿cuál es su objetivo? Vender más. Entonces los clientes suelen estar muy conscientes y dispuestos a invertir; no escatiman en contratar a un diseñador porque su objetivo es vender, es meramente negocio y el costo del diseño del proyecto es valorado porque están conscientes de que al final no es lo mismo vender la mitad que el doble en la misma tienda.

 

A quienes creen que por tener buen gusto y bien claros sus objetivos no necesitan un arquitecto para diseñar su casa o negocio, ¿que les dirías?

En el caso de las viviendas, los clientes se aventuran más a decir que no requieren de un diseño, pensando que pueden hacerlo solos porque es al gusto propio. Se preguntan para qué gastar en los honorarios de un profesional si lo único que va a hacer es aumentar el precio del proyecto. Es decir, nos ven como un gasto. Lo que no consideran es que en realidad es una inversión. Si alguien se quiere hacer una casa de dos millones de pesos, al contratar al arquitecto le hará saber el presupuesto con el que cuenta, de modo que el arquitecto diseñe la casa lo más eficientemente posible para que esos recursos se optimicen y se destinen a donde merece la pena. De esta manera la casa va a tener un sentido y cuando se quiera vender, tendrá un valor agregado.

 

#RevistaLivingTerra

Camila Subirachs

Read Previous

Terminal 4 aeropuerto de Cancún

Read Next

Invierte en la Industria más sólida de nuestro país